9 sept. 2011

Puta.

¡Aplausos para la Puta! Bravo, su trabajo es maravilloso, como se desnuda la espalda marcada de latigazos y uñas del pasado, y como abre las piernas para que vean que no anda ropa interior debajo de esa falda llena de sudor y un poco de esperma del cliente anterior.
Es fantástica como se pela las tetas frente a los chicos de 14 años que quieren experimentar lo que es el amor.

Pero wow, ¿qué es eso? ¿¡Sangre!? ¿Le está saliendo sangre a la puta en su vagina? ¿Qué le pasa a esa? ¡Cochina! ¡Zorra, vaya guárdese en otro lado que aquí nadie quiere ver como se desangra! ¡Por esa asquerosidad no le pago ni un colón!

Pobre Puta, ¿acaso no te das cuenta que no te quieren? Desprecian tu ser mujer, sólo se fijan en lo que puedan cegarse de placer eterno, y sólo te saben dar dinero a cambio, no te saben besar, no te saben tocar.
Mirate los huesos, no comés nada para que te alcance para la cocaína y el cereal de tu hijo. Sí, una vez cometiste un error, te enamoraste de un cliente y quedaste embarazada, tenías apenas 18 años.
Apenas él se dio cuenta que la barriga te estaba creciendo decidió abofetearte y huir, a conseguirse una puta más fina, una no que no quede preñada con su fértil leche.

Que mal te trata la vida, y parece que ni te das cuenta. ¿Por qué no cambiás? ¿Por qué no te vas de esta esquina y estudiás actuación? Apuesto que actuarías muy bien. Si sos toda una actriz cuando te preguntan si estás excitada o si te hicieron venir... aquellos pocos que les interesa verte la cara cuando te cogen.

Puta, sos mujer, y sos madre, y sos hija, y sos hermana.
¿Por qué no te das a respetar como diosa que antes fuiste?
Dejá ya de ser un objeto carnoso sexual.

Sos de las pocas que se salvan del sida, aprovechá eso para abrir los ojos y cambiar tu estilo de vida, la forma de verte y sentirte.
Buscá un trabajo digno.
Aprendé a trabajar la Tierra.
Aprendé a trabajar con flores, te prometo que ellas SÍ te van a respetar como mujer que sos.

Dale más que un cereal a tu hijo y sacalo de esas calles oscuras para que no se meta a ser dealer de cocaína.
Encontrate a vos misma, meditá, alimentate bien, leete un buen libro y adelante,
la vida ofrece mucho más que todo el daño y la falsa visión de las cosas que te ha dado este sistema tan denigrante en el que vivimos.

Habemos muchos que queremos salvarnos. Y claro, no te olvidés de tu madre:
la Madre Tierra.