8 dic. 2009

Viajes nocturnos

Las noches son gigantes y los viajes aún más camotes.
Corren las inseguridades que se convierten en los condimentos necesarios para ganar y palpar ese conocimiento propio.
Al cerrar los ojos somos libres y andamos por dimensiones extrañas visitando lugares o personas a través de sus sueños, nosotros sólo somos.
Lokeras espectaculares, como el habitar dentro de una manzana o tener tambores que nacen de las palmas de las manos.
Una soñadora no tiene límites y pues, una llega más lejos si admite que eso es parte de su carrera.

El despertar luego de un viajesote deja mucho qué meditar,
además que el cuerpo se regenera y la mente rejuvenece.
Es una buena medicina esta la de dormir y soñar.
Además que todo está lleno de causalidades y sincronías.
Bellas melodías que caen como gotas de rocío sobre un campo lleno de flores.
Cuerpo sano que se extiende por el espacio,
hoy me amo, hoy amo mi vida y el entorno.
¿Hoy, solamente?

2 nov. 2009

Comprender al mar

Queremos comprender al mar, y no le comprendemos;
queremos hallarle una razón, y no se la hallamos.
Es un monstruo, una esfinge incomprensible;
muerto es el laboratorio de la vida, inerte es la representación de la constante quietud.
Muchas veces sospechamos si habrá en él algo escondido
algo como una lección;
en momentos se figura uno haber descifrado su misterio;
en otros, se nos escapa su enseñanza
y se pierde en el reflejo de las olas
y en el silbido del viento.

-Pío Baroja

26 oct. 2009

Sal en la sangre

Desaparecer paulatinamente en una luna bella y creciente,
que no se ve,
pero se siente.

Me encontraba caminando y un niño con alas me tiró una bola en los pies,
descubrí que era un sobre arrugado...
Era una invitación a mi propia muerte.
Sólo porque preferí morir que aguantarme el dolor de intestinos nocturno...

Mis sueños comenzaron como un reloj de arena demente,
ahora se volvieron pesados,
pesadilla tras pesadilla;
ganas de vomitar,
dolores de estómago,
vértigo...
Sueño que no soy yo, y me odio.

Tras un suspiro de aire verde vuelve la paz a mis pulmones
y quinientos mil orgasmos vuelan por la mente, por el cuerpo.
Podría escribir un libro sobre el Tantra.

Dormir como un bebé; jugar a los dados y asistir de nuevo al circo.
Dejar el medio de comunicación tirado
y palpar la sangre que vierte de la mano.
Jugo de limón + tequila para evitar contagios y generar cicatrización.

Piel caliente y música en la ciudad...
Pero aquí todo desaparece paulatinamente.

1 oct. 2009

Viaje a la luna

Mis más profundos deseos son inalcanzables aquí en la Tierra, estoy bajo una capa de depresión, tiene mucha fuerza y me empuja hacia abajo, pero mi alma lucha, lucha y lucha por salir hacia arriba, sobrepasar ese límite que está encima de mí y quiere expulsarse con un solo destino: ¡respirar!

Está harta mi alma de este jardín de infraestructuras en que se ve obligada a estar, ¿por qué no dedicarse a la verdadera vida envuelta en placeres? Ese lugar donde las flores crecen como enredaderas por los pies y los árboles brillan hasta en la oscuridad, no hay ni una sola línea recta en este paisaje y sólo se centra la persona en concentrarse por cumplir con sus necesidades básicas…

Por eso visualizar lo que sería dejar que mi alma vuele, es maravilloso y digno de personalizar sobre algún pasto, nada más sangrante que mi cuerpo solitario y unido.

Siento un fuerte movimiento en el piso de abajo, siento presión bajo mis pies, del piso de madera salen pequeños signos de vapor a temperatura ambiente. Siento que ese vapor se vuelve como un tornado que sube por mis pies, me llenan de frío todas mis venas, recorren por mi corazón agitado y comienza el frío a apoderarse de mis caderas, de mi pecho, mis hombros, mi cuello, mis brazos, dedos y PUM…

Todo está oscuro, el viento no me deja escuchar nada más que música en mi interior, es como si quisiera ver lo que está a mi alrededor pero es imposible, ese tipo de tareas sería como ‘echarle agua al mar’.

Mi visión se vuelve más surreal y siento un fuerte palpitar desde las uñas hasta mis pupilas dilatadas por el juego de rayos de luz y oscuridad que hay en este lugar. Noto que me encuentro sentada y prosigo a ponerme de pie y el suelo es rocoso. Estoy en la luna, sí, eso pensé… Wow

Tengo tantas ganas de ir a la luna y esperar a que pase una tormenta de polvo lunar y me lleve donde sea dando vueltas, nada más eso quiero.

Sigo sentada, en oscuridad, mis caderas me duelen y mis ojos están cansados. Hay un constante ruido, bueno, no es ruido pero se siente como si lo fuera, aunque es tan placentero… es ese sonido mental que aparece cada cierto tiempo, que no sé ni dónde está su comienzo, ni dónde está su fin, sólo está.

Toco el suelo rocoso con mis manos y trato de escuchar mi corazón, no puedo, sólo estoy, estoy.

Mi vista no da a más, no hay un más allá; es como si mi único verdadero sentido fuese el del oído; pero a ratos pienso que sólo debo dedicarme a sentir, esa rosa entre las piernas y esa apertura en el corazón que no se cose, se cura sola… sentir bajo todo sentido es mejor que sólo pensar en mis oídos, pero ahorita es imposible visualizar lo que mi alma desea, porque la oscuridad es mayor que los sueños. Mi alma desea salir, desea subir esa chimenea… El aire, el aire vuelve a ponerse brusco, siento piedras bajo mis manos, tocan mi herida y me duele, me duele más de lo normal… Voces, bulla, gritos, ¿qué? No, no es nada de eso, es simplemente su música mental… Guiando el camino.

Vueltas, siento que doy vueltas y las piedras en mis manos se van soltando, los pies me pican y me doy cuenta que me estoy poniendo de pie y puedo comenzar a ver luz, mucha luz que se aproxima por un límite del horizonte… Ahora se convirtió como en una brisa que me calienta el espíritu.

Ahora sí, me asusto por lo que veo, un planeta bajo mis pies, un sol brillantísimo sobre mis hombros y yo aquí sentada sobre una esquina de nada, estoy en la curva del precipicio y me encuentro en un nuevo lugar, me encuentro en la luna y puedo sentir el polvo lunar que me atraviesa las arterias expulsando toda grasa que impide que mi respiración no sea adecuada. Es como si el aire me hubiera entrado hasta los codos y me deje fluir bajo este sentimiento lunar.

Se aproxima un ciclón y me doy cuenta que es una tormenta galáctica color rosa, viene dando fuertes crujidos de amistad y quedo boquiabierta con el frío de su abrazo que me centra en su alma, viendo arriba más allá de la diferencia. Quedo como un feto en el vientre de su madre, segura e impresionada, observando con el dedo en mi boca y apenas percibiendo que conozco lo que está pasando.

De repente el color de la nube en que estoy cambia drásticamente de color, pasa a un azul tan fuerte que me quemó la vista unos segundos y comencé a dar vueltas, sólo vueltas, nada más que vueltas dentro de una tormenta galáctica… Hay un ruido en mis oídos y el dolor de espalda vuelve, estoy yéndome sobre los bordes de la tormenta y el viento me sostiene, doy vueltas sobre diferentes puntos de colores, luces que atraviesan mi mente, me llenaron el alma de una energía fugaz que estallaron en mi frente y un ojo saliente se esconde de lo ardiente de mi interior, mis ojos se abren tanto que mi cabeza comienza a soltar una luz amarilla que penetra todo hoyo negro; mi boca se abre como una persona en un viajesote por un tobogán complejo, el resto de mi cara se vuelve morada y penetra todo planeta que esté cerca; mi cuerpo en posición de despegue, soy más que un cohete.

Me volví un cometa con cola roja, ¿cuál es nuestro destino? Eso es lo de menos… Acá no hay ni tiempo y prejuicios, las cosas sólo suceden y cambian… pero jamás paulatinamente.

Las pupilas se dilatan por la oscuridad, el juego de luces es fantástico pero tedioso, se siente como balazos en el pecho y me mueven la cabeza de un lado a otro.

Estoy mareada pero al menos mi deseo está en mis manos. El calor se pasó a mi vientre y un momento de motivación para esta realización tanto personal como astral se convierte en un viaje en que descubrí la eternidad de las hojas al caer desde la punta de mis pestañas hasta la uña de mis pies. Esa energía que una vez comenzó desde abajo hacia arriba, ahora solo cae en un mar de estrellas, pero no son de su cielo, porque su cielo es mi suelo.

29 jul. 2009

La locura: Un estigma de la sociedad

Como ya sabemos, un estigma es símbolo de esclavitud, se lleva como una marca que rechaza, puesto que aquellos temas que son estigmas para la sociedad son de los que no se suele hablar debido a los prejuicios o la mala reputación que ellos dejan ante quien los menciona. Entre estos estigmas podemos encontrar la drogadicción, la homosexualidad, el sexo, y entre un gran listado más se encuentra el tema de la locura, cosa que se suele hablar sólo en psiquiátricos, y a la vez se utiliza la palabra 'loco' para tachar a alguien por pensar o actuar diferente dentro de un grupo 'normal' de personas.
Lo normal no existe, existen estereotipos aptos para seguir y ser 'perfectos' ante la sociedad, pero nada dice que eso sea normal o no, simplemente se vuelven un modelo controversial que involucra masas de seguidores. ¿Esto por qué? Quizás porque la gente tiene miedo a ser diferente, ese temor a vivir tachados de algo fuera de lo normal como lo es la locura por el simple hecho de sobrepasar límites dentro de lo cuadrado y cerrado.
Existe la teoría de que aquellas personas que triunfan en la vida, además de nunca dejar de trabajar por sus sueños, se salen del esquema y son creativos, buscan algo original y diferente que presentar a los demás, donde al final, esas personas aprenden más de lo esperado. La clave es nunca darse por vencido, por más que las malas lenguas ataquen la espalda de los que de verdad sudan por sobrevivir en este mundo hipócrita y competitivo.
¿Por qué locos? Existen varias definiciones ligadas a este término, como la persona enferma mentalmente; a la vez que se puede definir como una expresión de inmensidad: estoy loca de amor. Pero esto no concuerda con lo que estoy comunicando. Yo me refiero a la definición por excelencia que es esclava de ese estigma que ha sido clavado desde siempre en la sociedad. Se dice que un loco no tiene definido el límite entre lo real y la fantasía, pero dígame usted: ¿cuál es ese límite entonces? ¡No existe! Nadie lo sabe, pero el que juega con ese límite imaginario ya es esclavo de las palabras de los de afuera. También se le dice loco a aquel que suele jugar con su imaginación, aquel que es creativo ante las situaciones del cotidiano vivir, aquel que no tiene miedo a decir las cosas expresándolas ya sea con el habla, las señas, el arte en general e incluso, alguna ciencia o las matemáticas.
El loco, dentro de su cuerpo refugiado en este universo tan amplio, es dichoso, porque ve la vida desde otras perspectivas, cosa que la gente estándar no goza o no entiende, así que dentro de sus celos y falta de conocimiento de lo que el creativo expresa, se le prefiere tachar de loco sin vacilación alguna.
Se han creado estudios que encarcelan más de la cuenta al loco, puesto que no lo hacen ver las cosas como son, sino que lo hacen vivir bajo una mentalidad farmacodependiente, es triste porque hay maneras más sanas y naturales de combatir ese 'problema' mental. Aunque al uno reflexionar se llega a la conclusión de: ¿quién será el verdadero loco, él o yo?
Tema de miedo para las personas, claro, miedo porque el mundo está loco y son pocos los que se salvan. ¿Acaso no es una locura ocasionar guerras por dinero, matar por venganza, dañar la naturaleza sin razón alguna, destruir el propio cuerpo por odio hacia lo superficial? Entonces, ¿qué daño hacen los locos? Ninguno... más bien, gracias a ellos se han creado logros espectaculares en la ciencia, la música, el arte en general, entre otras cosas. Gracias a estos locos muchos somos lo que somos hoy. Desgraciadamente, el ser diferente en esta sociedad es un proceso más deprimente del que se cree, puesto que nadie toma en serio nada, y el salirse de ese materialismo masivo cargado por 'normales' es ignorado para muchos, odiado para otros y tachados para uno mismo, pero siempre se sigue adelante con la frente en alto.
Creo que es hora de dejar tabúes y estigmas a un lado, hemos evolucionado tanto que es el momento para que las personas 'no especiales' abran los ojos y la mente, y que dejen de burlarse de aquel que siempre quiere ir más allá de todo. Al fin y al cabo, muchos de nuestros conocimientos adquiridos hoy en día son gracias a esa pequeña población de personas con otros puntos de vista, con ese espíritu elevado y esa mente abierta unida a los sentidos exaltados, que poseen la sensibilidad, el amor y la confianza en ellos mismos para aceptarse como son, sin miedo, y poder gritar sin importar en lo que piensen o digan los demás: ¡Estoy loco!

Diane Rothschild
2abril2009

28 jul. 2009

La capacidad de soñar es la materialización de la esperanza

Muchas veces solemos pensar en actividades o modos de vida que nos gustaría adoptar, pero si no se mantienen activos esos pensamientos, simplemente olvidamos todos nuestros planes.
Desde niños idealizamos metas para el futuro, las cuales están llenas de éxitos, felicidad y demás. Conforme vamos creciendo, los gustos y el tipo de vida van cambiando, entonces dejamos sueños tirados, acciones que un día nos parecieron estupendas, y al día siguiente, se fueron de la mano con el pasado, como si nunca nada hubiera pasado.
¿Cuántos sueños habremos perdido alrededor de nuestra vida? Tristemente, si uno lo piensa bien, son incontables.
Cuando uno desea algo, lucha hasta conseguirlo. El poder soñar y saber definir qué quiero y por qué lo quiero nos fortalece esa 'carta' (por decirlo de una manera) que es símbolo de esperanza, la cual puede o no convertirse en nada más que una realidad.
Las personas que no sueñan son menos creativas, hasta quizás, menos confiables, porque su mundo ha sido producto de un sistema encerrado en el ciclo humanístico, donde se hace sólo lo que la sociedad pide. En cambio, aquella persona que sueña sabe que existen barreras en la vida, pero también descubren, como parte de la incógnita de la existencia, la manipulación de las ilusiones. Además, si uno desea algo, entrega sus energías a la fuerza del Universo y consigue así, lo deseado, depende mucho de si es o no posible, pero tarde o temprano, nos llega esa 'carta', y hasta en forma de comodín, si se tiene suerte.
¿Se conoce el límite de los sueños? No, al menos uno puede creárselos y ser feliz sabiendo que se esfuerza por ellos, así que la esperanza está de más, es lo que le da la chispa a que la acción se lleve a cabo.
Materializar un valor es un hecho tan extraño como comprar oxígeno en una botella, pero son necesidades que el ser humano demanda. La única manera de encontrarse a uno mismo y hacer que los demás lo entiendan, es materializando lo sucedido. Pero con las personas de mente abierta, que sueñan y no necesitan de explicaciones físicas, es posible no hacer materia ese valor o ese sentimiento.
Soñar nos hace cruzar fronteras, tocar cimas y caer en depresiones, pero es una habilidad que el que la posee, debe cuidarla y apreciar todo lo que en sus sueños esté escrito, ya sea respecto a metas, logros, o simplemente sueños que el subconciente enseña detalladamente cuando cerramos los ojos. Además que nos enriquece los sentidos y la motivación del vivir y querer realizar u obtener algo.
En este mundo tan difícil de entender, la única razón de lograr deseos y de arreglarse conflictos mentales es, sin duda alguna, soñando y aplicar esas visualizaciones a la vida real y cotidiana.

Diane Rothschild
24/6/09

21 jun. 2009

cosas cosas...

Todos giran en torno al amor: toda película trata de un tema amoroso, las historias, el arte, las canciones... Al menos casi todo se basa en esto, ya sea amor de pareja, hacia la naturaleza, la música, la danza, la familia, las mascotas, cosas materiales, sistemas de gobierno, dioses, drogas, religiones, nosotros mismos, entre otros.
Hasta la persona que se sienta menos cómoda con el tema del 'amor' ha logrado encontrar ese balance en el cual aprende a que así es, ese sentimiento siempre ha existido y siempre existirá.

Las ilusiones de la mente pueden ser más poderosas que de costumbre. Muchas veces no se sabe si algo se soñó, se imaginó o simplemente pasó. Como el ver la plata de un collar estallar sobre el espacio en que se encuentra con una contextura casi igual al mercurio de un termómetro, y de repente se pestañea y todo fue simplemente producto de un efecto acuoso y viscoso de la canción que penetraba la mente por los oídos en ese peciso momento. La ilusión va en contra del tiempo, son enemigos, pero del tiempo nadie se escapa.

¿Por qué a veces recordamos nuestros sueños y a veces no? Aunque justo el momento en que vamos a despertar sabemos y entendemos lo que soñamos, pero al abrir los ojos... PUM... todo se disuelve por ahí, como si nunca hubiera pasado. ¿Será algo simbólico o puro juego mental?

Los constantes pensamientos hacen que la mente no deje de visualizar ideas que corren y corren... Tantas ideas que perdemos durante el día, durante la noche... tantas. Y luego le dicen a uno que por qué tiene tanta mierda en la cabeza, así lo obligan a uno a hablar o callar, y hasta a veces se atreven a matar la propia creatividad. No hay que dejarse manipular. Nada puede hacer que uno cambie su manera de ser (si es que uno así no lo quiere), aunque si es para un bien aceptable, todo tuanis.

12 jun. 2009

Relatos que no terminan

¿Hasta dónde puede la mente llegar?
Si nos encontramos en una parada de bus, apuesto que no paran las ideas de pasar por los ojos de una manera interna, incluso uno se queda ido viendo algo... pero en realidad, ¿qué será lo que estábamos pensando, dónde estábamos realmente?

Estaba observando la gente pasar y de repente reconocí que absolutamente todas las personas que pasaban, estaban definitivamente pensando en algo, ya sea que lo estaban comunicando o no.

Conversar con alguien es maravilloso, uno llega a descubrir algunas cosas de la persona, o simplemente conocerla un poquito más, hasta puede ser de un tema que no necesite de relatos personales, pero sea lo que sea, es bello practicar esto. Se puede hacer con uno mismo, no hace ni falta de verse al espejo, pero he descubierto que no es lo mismo, hay algo que no calza, hasta la voz se cansa más... es tal vez esa esencia de sentir la existencia de alguien pensante que cruza palabras que provienen de pensamientos quizás bien parecidos a los propios, esa es la gran diferencia.

A las personas puede que también les guste conversar con alguien porque no sólo se está creando un entrecruzamiento de conceptos, sino que hay además sonidos: el escuchar una voz distinta, el observar gestos, el reír o llorar con alguien, el ver el producto de la acción con cada palabra que se comenta, incluso ver las facciones, la dirección hacia donde van los ojos cuando la persona está pensando o analizando lo que dijo o lo que va a decir... esos pequeños detalles que llenan más de lo que uno se imagina.
Además, cuando uno termina de platicar con alguien, si la conversación fue un éxito (no siempre esto es necesario), uno se siente bien, un tanto desahogado e inclusive, hasta con más conocimiento y fortaleza del alma que antes. Como dije, es maravilloso.

Todos poseemos muchísimas historias que guardamos todo el tiempo en una especie de bolsa donde se sitúa la memoria dentro de esa "caja" a la que llamamos cerebro, que tiene un poder increíble el cual no conocemos en su totalidad por el momento. Estamos llenos de relatos que cuando contamos, siempre transcurren a otros y otros eventos, hasta se mezclan con relatos parecidos que han vivido los demás. La vida simplemente es un momento, no un cuadrante determinado por el tiempo y el espacio, sino, es una masa de relatos continuos que algunos se vuelven ciclos, algunos no terminan, y eso es demasiado bonito. Ni uno mismo conoce a la perfección su propio relato.

17 may. 2009

Perdón, ¿qué veneno?

Lejos de la ventana emana el veneno verde
que provoca que las hormigas se retuerzan del dolor.
La lluvia ya ni les sirve de consuelo.
Como siempre, todos ignoran lo sucedido y vuelven a dormir,
pero... ¿y las hormigas que no tienen con quién hacerlo?
Pobres insectos, abusados por el
destino encajonado que las personas
obligaron que tuvieran una muerte trágica y dolorosa,
algo así como el dolor que reciben las plantas al ser comidas
vivas poco a poco, sin poder hacer nada.

¿Qué pasaría si un malabarista del circo quedase encerrado
en el fuego del cielo, ya sea mañana o tarde...?
Su emoción fue tanta que decidió aplicar sus habilidades en el mismo cielo,
aunque se quemara más de la cuenta.
Y nadie le impide nada, ¿qué vamos a hacerle?,
es su vida, y si él decide fusionarse con su propio
arte natural pues, ¡excelente por él!
Porque casi nadie se atreve a hacer eso.
La cosa no es quién se atreve y quién no.
Hay que ver si logramos dejar de criticar y encacillar mentes.

¿Cómo se sentiría una vaca si sabe que su único destino
es la muerte sangrienta bajo cuatro paredes blancas
para ser luego destrozada y hartada por los demás?
Al menos me imagino el momento si esa fuera yo.
Se me tensa el pecho.
Pero tranquilos... sólo son animales cazables y somos depredadores.
Que algo quede claro, no hay que irse a los extremos.
Todos le hacemos siempre daño a la Tierra, y hasta a nosotros mismos.
Ese es el 'problema natural' que siempre ha estado y estará.

Oh Melba, oh esbelta? No, tuerca

Después cayendo, amaneció.
Salió el lobo de la porcina feroz,
y un aguacate misterioso sale de las sombras,
el pubis resaltó y con una expresión gritó:
"Pártame una rodilla, oh Melba, ¿quién come?"
Y alfalfas salieron del poder marmótico.
El huevo amniótico del pájaro metálico fuma hierba caducifolia que encontró en la frontera,
lo que incita alucinar y ver pitufos friendo gusanos sembrados de árboles
purple haze verde verde amarillo feliz.
Me pica la sanja bochorno.
Un guapo arroz ingiere corchos que saludan con un:
"nació, ¿quién?, come saldol"
La lechuza encontró el suelo de sus pensamientos
con la sinopsis de sus labios
y descubrió un aplauso explosivo lleno de baratijas
con besos de tomate hasta el pastizal andante.
Balsame, oh quién, bástamela.
Bástamela, quién Melba, oh oh, oh oh.
Este flash de circuitos tornasol de margaritas turquesa.
El largo blanco, oh cariblanco.
Cebus capuccinus, ottus jerezus;(punto y coma) gracias oh Roma.
¿Por qué? Espaguettis por doquier.
¿Qué es esto, manifiesto? ¿O será Efesto?
¿Quién quiere dañar un vegetal? si... la mente del ser superior
está al lado de la superficie interespacial que sobrepasa
toda órbita felina.
Si tuviese el poder de expandir más el Universo,
sería un poema musical dentro de melodías psicodélicas
tratando de captar un tema difícil de explicar.
Sin razón alguna, la escarcha marca la piel que sobresale del sistema cósmico
que extiende el Universo bajo la inmensa especialidad del punto estándar,
no, no queremos ser otro "ellos".
¡Hay que estallar a otra dimensión!!!
Sólo arden un poco los ojos,
nada vuela más que el aire,
y es para Reta: pajarraco teriyaqui estanque filosofatti patty. No puedo más chino por hoy.
Escucho la preparación. Se viene el ácido de la canción... esperemos.
Intento volver a la realidad, pero buah... es imposible.
Extengamos la vida, es como un tumor musical
que indígenas rescataron del bello pasado terrestre y psicoactivo.
Si tan solo la manzana me hiciera mover el estómago de lugar,
sería tan demente...
Nos guiaron a formar la estrella y frasear:
"los nómadas volvieron a coexistir"
Y un mensaje sale de la arena:
"Y cuando el mosquito dijo '¡QUÉ RICO!!!',
sopló un pito y juju UY, un quesito"
Melba, Melba, ¿esconde quién el platón?
Flácido uñero brillante, uva...
oh Melba, Melba, Melba...

25 abr. 2009

Algo así...




















No quiero que se me escapen las ideas de nuevo.
Mucho tiempo sin escupir ideas no es sano, al menos para mi mente no lo es.

Facilito facilito nos vemos envueltos en cosas que nos provocan sensaciones maravillosas.

Es injusto ver como todos se vuelcan de la risa con la boca llena de pan semi-masticado y charcos de alcohol en la ropa, mientras uno está en un determinado punto del planeta tratando de descifrar el por qué no hay personas que se detienen a admirar las cualidades de su existencia.
No digo que debemos estar encerrados en esa mente filosófica todo el día, pero sí por lo menos estar conciente de nuestra existencia.



















Escribiré algo que no suelo escribir al respecto.
Es sobre 'amor', sobre una persona en especial con la que uno concuerda, no hablo de papá, mamá, hermanos... no. Sino hablo de pareja. Quizá sólo los que están o han estado enamorados me entenderán.
Increíble como el alma puede estar en máximo poder bipolar, donde nada se siente bien, aunque la mente ande pegada a un dos veinte, aún así uno -no está bien-. Pero, con sólo un pequeño beso de esa persona única y hasta cuatro veces más importante que cualquier otra amistad más, es mejor que existencia alguna de lo que sea. Uno realmente experimenta el cosquilleo en la frente, en el alma, en los labios y en el pecho.

15 mar. 2009

Momentos exaltados


Sentidos agudos de nuevo.
Todo toma un tiempo particular,
el ritmo se detiene un poco
y salen de nuevo a la luz los detalles que se dejaron pasar por tanto tiempo.

Se agudiza todo porque no existe otra explicación,
simplemente hay más 'sentir'.
Desde el poder visualizar la basura en una pestaña
y saber perfectamente en cuál tira de cabello se encuentra la molestia.
La picazón de la cara producida por el roce con el pelo despeinado.
Observar cada color más bello que nunca y hasta poder definir su textura,
los tejidos en que estos están prisioneros;
la asperesa de las cosas;
el reflejo de los cristales bajo la estela de los árboles,
uno determina hasta la brisa entre las ramas,
las observamos desde abajo,
gracias a un reflejo producto de luz, sombras y superficies,
pero las vemos, y eso es lo que importa.

Ya veo por qué somos tan amantes de las galletas.
El morder esa masa crujiente que se mezcla con la danza de la lengua
y cae sobre los demás órganos del sistema digestivo
en forma de bolo alimenticio
produce un sentimiento de placer no sólo por el sabor,
sino por la textura de la galleta en sí,
el sonido del crujir, el morder y el masticar.

Al sacar una de las galletas del paquete
observo que su chocolate estuvo derretido
y en él se marcó el sello de la marca que
había en la parte dura de su compañera de empaque.
El olor me mata los sentidos.

Me pregunto si las personas han experimentado este tipo de cosas
y se han detenido a apreciarlas.

A veces jugamos con las proporciones, con la vista,
con los ángulos visualizados en el borde de una ventana,
pero sólo a veces.

Últimamente suelo preguntarme si lo que escribo será agradable de leer
para los demás, puesto que sólo son ideas que escupe la mente,
eso no me debería interesar, ya que el escribir es algo
muy personal, pero... ¿seré un fracaso?
Esta pregunta me mete en una corriente de ideas controversiales,
temas civiles y materialistas propuestos por la sociedad y los arquetipos.

Los números son una manera de explicar la naturaleza
y materializar el conocimiento del ser,
al igual que el lenguaje.
Pero no sé por qué las matemáticas nunca me llamaron la atención,
no comparto mi felicidad con ellas.
En cambio las letras sí me gustan,
pero detesto que no se pueda expresar todo lo que conocemos con ellas,
quizás eso le causa más misterio al tema de la existencia.

Siempre me han gustado mucho las artes y la naturaleza.
Es lo único con lo que me encuentro identificada,
están ligadas a mis pensamientos, y al menos
lo que siento suele poder expresarse mediante estos medios.

Tengo ganas de bailar, ¿qué tal un poco de fiesta?
Moverse con la música y soltar el alma,
dejar que la mente vuele y simplemente
dejar ir todo sentimiento,
por esto es que me gusta tanto bailar,
además que uno se conecta con dimensiones extrañas
en la mente o quién sabe dónde.
Nos transporta a algo desconocido.

Siempre la vida ha sido muy bonita,
uno es el que se la complica.
Y pensar positivamente al caminar,
salir o vivir, llena el espíritu de maneras inexplicables.
Gracias a esto he logrado tener amigos sin en realidad serlos.
Una amiga me contó que veía duendes,
así que los dibujaba para luego buscarlos
y ver el mensaje que le querían transmitir.
Me pregunto a diario cómo estará y cómo le habrá ido.
Sólo recuerdo que tenía gafas y hacía yoga.
Otra vez construí una amistad en un bus con una chica
que se sentó a mi lado, recuerdo que tenía el pelo colocho.
Aunque no hablamos hubo muy buena compañía,
me traía paz y confianza.
E inclusive, las amistades directas que poseo son maravillosas,
ya sea que la persona esté a mi lado,
a kilómetros de distancia o en otro país.
No dependo de nadie,
pero sentir compañía es más satisfactorio
que contar hasta diez pasando por el 'bien' entre el 5 y el 6.

28 feb. 2009

Caída libre

Hoy tuve la maravillosa idea de tirarme de la copa de un árbol
y luchar en contra de la gravedad.
Lo mejor de todo es que... no funcionó,
esta vez mi fantasía fracasó.

Tuve un viaje astral,
un tour inolvidable y difícil de contar.
Unas voces sonaron desde el fondo de mi cabeza
y comencé a tener la vaga gana de querer despertar.
Pasé por un viaje lleno de colores,
pero el fondo seguía siendo negro,
todo iba tan rápido, parecía un túnel del tiempo.
Sentí una fuerte energía sobre mi pecho
que me presionaba con más fuerza al suelo.

Traté de calmar los latidos de mi corazón.
Conté hasta diez:
uno, dos, tres, cuatro, cinco, ..., seis, siete, ocho, nueve, diez.
Nada.

Abrí un ojo, el derecho, y no divisaba nada.
Comencé a sentir mi respiración más tranquila y pasiva.
Respiré profundo tres veces y
comencé a sentir mi cuerpo, estaba viva, claro.

Abrí el ojo izquierdo,
y pude observar vagas figuras borrosas y muy poco color.
Lo cerré de nuevo.
Moví los dedos de mis manos,
ambas manos tronaron y fue una liberación de estrés tan inmensa.
Sentí zacate en mi espalda,
sentí rocas en mis pies y de nuevo respiré.

Ahora sí, abrí ambos ojos y pude ver todo,
veía a través de la gente,
veía sus energías y todo era de colores tan intensos
que podía definir perfectamente los pájaros de los árboles.
Me sentía aliviada, volví a contar hasta diez,
para ver si todo estaba en calma:
Uno, dos, tres, cuatro, cinco, bien, seis, siete, ocho, nueve, diez.
¡Sí! Mi corazón volvió a palpitar de una manera tan sabrosa y la respiración me llenaba tanto.
Un momento realmente mío,
realmente feliz y provechoso para apertura mental.

La gente me observaba extrañada
y yo los veía con los ojos bien abiertos,
les sonreí, y les dije:
"¿¡Qué, todo bien!?"
Me levanté y me fui en bicicleta a mi cabaña de madera.


Fuego de vida en escena

El fuego es mi elemento,
bailar con él es sentir fuerza, seguridad,
el místico placer que se siente en el alma.
El calor que nos lleva en un viaje por el tiempo
a nuestras raíces.
Esa luz que ilumina el pecho, el corazón,
lo cálido, esa energía que penetra en las caderas.
Bailar con fuego es bailar con él,
conmigo, con la Tierra.
Seguridad, movimiento, arte, danza, escenario y profesionalismo.
Una fuerte mirada,
una sonrisa tenue pero marcada,
y el aura en constante movimiento de colores.
Esta noche es un peso sabroso,
todo va a salir bien,
y esas lágrimas fueron de adentro,
sacar malas vibras y abrir paso a las cosas buenas.
Recuerde el por qué baila,
el por qué el fuego la llena...
recuerde todo y dedique la noche
a las diosas, los duendes místicos y su ser.
Esto es un espectáculo de unión,
pero usted es lo que importa,
ábrase a los demás y ¡disfrute!

Viaje ex-tra|ño|

Uno, dos, tres, cuatro gotas de aceite de mar caen sobre su cuerpo.
El hielo cubre el horizonte y el frío eriza la piel,
tonificando cada músculo del cuerpo.
Un levitamiento de alma y caemos en el centro de un bello bosque frondoso,
el frío ya no es tanto, y la tierra del suelo es suave,
perfecta para recostarse en ella.
El sol tira sus rayos que entran vagamente por entre las ramas de la cima de los árboles.
Los colores del cielo parecen un arco iris
y mis manos se vuelven como alas,
dispuestas a flotar por encima de la realidad,
sobrepasar toda creencia
y experimentar prácticamente la perfección del ser,
no importa vida,
no importa muerte,
sólo energías, colores, lo que veo,
lo que siento,
y ni pienso, hablar no es suficiente.

Splash sobre el pasto verde
lleno de flores amarillas,
y me salen hombrecillos por todo lado,
yo les hablo profundamente desde el alma.

Vuelvo a ver y está tendido sobre el suelo,
pero está volando,
y las notas musicales se incrustan en su frente, sus manos.

Incógnita


¿Por qué no dedicarse a sólo leer?
A veces quien escribe necesita tomar alguna vacación,
ahogándose en placeres distintos.

Hoy tuve ganas de besarlo,
cada beso es distinto:
algunos están cargados de color,
otros te llevan a volar por ahí,
o te hacen nadar.
Tuve ganas de tenerlo entre mis piernas
y besas sus mejillas.

Quizás he querido llorar;
quizás me haga falta hablar más,
no sólo del vivir, sino de mi ser...
Poseo muchas cosas que ni conmigo misma suelo conversar.

A veces todo es sentir, o simplemente observar.
Muchas veces ese suele ser mi medio de comunicación.

Me meto en un libro que me ha sacado las lágrimas y me choca en el alma,
me salgo un rato de la vida y sólo disfruto esas letras.
Sentimientos en papel que activan la imaginación y nos conmueve.

Fuera del sistema, me convierto en una chica observadora,
maravillada de la vida, de los mágicos logros de la naturaleza.
Cierro mis ojos y me dejo deleitar por música que dicen
que destruye el cerebro poco a poco, si es así,
¡qué buena forma de ir muriendo!
Abro los ojos para sólo ver y volver a maravillarme.
Ahí luego comprendo que conozco más de lo que puedo expresar,
pero a la vez no conozco ni la mitad de lo que podría.

Creo en mis habilidades y agradezco el apoyo de seres
que uno bien sabe que valen la pena
y marcaron el corazón de uno.

Vidas vienen y van en esta Tierra.
Esta dimensión llena de misterio,
y esa 'incógnita' que de nada sirve saberla.
Sólo yo sé cuándo comenzó mi vida,
sólo yo sé lo que he vivido
y sólo yo sabré el viaje luego de 'la muerte' en la Tierra.
Muchos libros pueden acercar conocimientos a lo que ES,
pero es mejor vivirlo y creerlo,
que materializarlo y dejar de lado
la verdadera importancia del SOMOS.

2 feb. 2009

Estruendo vegetal

Hoy choqué con el cielo
y hubo un estruendo gigante,
se abrieron grietas desde otra dimensión
y comenzaron a caer viscosas gotas de colores,
parecía vómito galáctico,
pero el olor era a perfume de flores.
De la nada algo me tocó el hombro y escuché una voz quién sabe de dónde.
El fondo de la voz tenía una música tan bailable
que todos nos pusimos a danzar en medio de la plaza,
encima de las casas,
dentro de los carros, donde fuera;
unos a solas, otros con parejas
o en grandes grupos.
Al comenzar a reírme por la diversión que estaba pasando en esos momentos,
proyecciones de frutas pintaron las paredes de la ciudad,
de la nada, mi bosque de cemento se volvió
en un palacio de vegetales con colores vivos y alegres.
Y de repente me di cuenta que lo que importaba era estar viva en ese preciso momento,
vivir esas cosas tan bizarras y saludar al tiempo
como si fuera mi amigo y yo no su esclava.
Abrí los ojos al interior de mi corazón
y encontré viejas promesas que seguían en pie.
Me detuve un momento
y encendí fuego con mi mirada,
todos comenzamos a saltar
y aquello parecía un espectáculo,
claro, era el espectáculo de la vida, de ese momento.

La gente descubrió el sabor de aprovechar el tiempo,
y yo, ¿qué no aprendí?
Comencé a gritar, porque el saborear el aire
es evidencia de tener salud.
Buenos momentos de máximo ser.
No hubo que explicar qué sucedió ahí, sólo éramos, sólo fue.
Y así seremos, siempre.

Una Noche de Magia

Entro a un callejón oscuro y las rodillas me comienzan a temblar,
es la adrenalina de la droga mezclada con el frío de la noche.
El lugar no me parece nada familiar,
pero de repente escucho sonidos étnicos que salen de las paredes,
conforme me acerco se escuchan con más fuerza
los golpes melodiosos de los tambores,
el choque de la piel de animal con las manos de hombres extasiados
por su música me deleita el caminar.
Comienzo a sudar, es un ambiente cálido
y el olor es una mezcla de esencias exóticas,
con Madre Tierra y fuego.
Por unos segundos no paraba de escuchar risas del interior del lugar,
de la nada salió un tipo vestido de azul,
tenía clavos en la cara y en los brazos.
Me sorprendió tanto que me asomé un poco más
y observé ese lugar lleno de personas auténticas,
mucho fuego, mucha danza,
la locura era el principal estado de ánimo para esa gente,
¡me parecían maravillosos!
De la nada me salió una niña invitándome a hacer arte,
'¿arte?', le dije
y ella sólo me cerró la boca con sus pequeños dedos,
me tomó de la mano y saltó por una ventana.
¡Ah! Pegué un grito agudo, todo era un sueño.
Otra vez con esos sueños raros.
Al ver a mi alrededor me encontraba sumergida en una noche azul
y el aroma era algo sagrado,
tenía todo el cuerpo pintado de colores
y estaba descalza sobre el zacate.

23 ene. 2009

Mi cerebro verde

Saltarines, bailarines y columpios llenos de melcocha azucarada,
no de algodón de azúcar.
El té de menta está protegido por el paladar extasiado del sabor
y color. No es un confite, ni tasa de té.
Arco iris de alas azules con letras de girasol gigantes.
El color de los búfalos de mármol escondidos en el desierto.
Vamos todos a nadar y sudar gotas de sal envueltas en
menta sagrada de zacate de limón.
La fuerza de la llamada y las letras del sabor,
es la música oscura y fuerte, demente,
que me hace recordar lo que es el amor.
Una mosca en una ensalada.
Acordeones, están en el fondo de una canción.
No es un nervio ni un guasón.
Altos elefantes azules que vuelan en el cielo
tienen sonrisa de delfín en el desierto cálido
del dragón dorado de la lava marino-volcánica.
Los colores no cambian y el tiempo no pasa, pero
el sonido se propaga y somos caricaturas.
Animaciones, dibujos pegados unos tras otros,
como el cine viejo.
Y el color de las uñas desconcentran
la mirada del escritor que no sabe.
Las ondas musicales son mezcladas con la intensidad
que entra y sale de nuestra visión.
Una estrella, un espejo, una cámara
y el fuego se alza en una enredadera en una pradera espiritual.
No hay pasteles, pero el nácar se contrae en ideas de frutas asesinas.
Parece una ballena en la máquina del tiempo.
Es como si el abdomen se me llenara de oro,
esas cosquillas que en la realidad son dolor,
pero no, para mí son salvación.
Hoy el fuego me llegó al corazón y el túnel
salió de mi pulmón llevándome en un tren
por la dimensión que desapareció.
Una semana más y voy a tener que esperar
que lea luego de comenzar el otro libro.
Es más difícil analizar bien la historia.
Esa es la que el final por el momento sólo es mental.
El ladrón... Se me laguneó.

Tierra y Universo


Somos lo que somos gracias a la Tierra:
de ella sacamos nuestros alimentos,
los productos de las fábricas toman como base un producto natural.
Es curioso como todos nos sentimos identificados al ver la Luna,
sentir el Sol en la piel, jugar con la arena o la nieve,
todos reflejamos siempre un grado de amor hacia la naturaleza.
A veces el cuerpo pide relajación
y es justo el momento en el que nos vamos de paseo
a la playa o a la montaña,
incluso al jardín de nuestro hogar a simplemente estar.
Las noches estrelladas, esas noches cálidas y motivantes,
este planeta verdaderamente es precioso.
Y justo en la naturaleza es donde se evidencian con más fuerza
los detalles, todo está compuesto por detalles:
desde los diminutos pelillos del pasto hasta los hongos que crecen sobre los árboles;
desde la tierra mojada llena de insectos y raíces hasta las piedras cubiertas
por musgo en un río.
Y nosotros casi no nos detenemos a observar esas pequeñas cosas.

Las personas no suelen apreciar las figuras del fuego,
con su alma danzante y esa fuerza que emana,
ese elemento de la Tierra que recuerda de dónde venimos,
hasta sus colores cálidos activan el palpitar del corazón.
Pienso que no basta con decir un simple "gracias por la Tierra y el Universo",
pienso que ese agradecimiento va más allá de.
Cubre toda actividad que seamos capaces de hacer.
Porque todo en la vida se debe de hacer con amor.
Cada día es una manera de expresar que tenemos vida,
cada día es un ritual y una bendición.
El hecho de tener salud y consciencia es de lo que más
debemos estar agradecidos.
Dar gracias es quizás lo más que podamos hacer por todos
los regalos del día.

Somos amor y vivimos gracias a los elementos,
somos bañados en cinco o más sentidos
y todos los estados de la materia son un presente maravilloso.
Es imposible pensar en todo por lo que hay que dar gracias,
pero todo se resume en Tierra y Universo.

11 ene. 2009

Reacciones Alérgicas

Me salen ronchas en los dedos cada vez que toso sudor de oso.
A mi hermano se le abre el ojo a la mitad cada vez que come almendras de nido de dragón.
Mi mamá sufre de asma gracias al pelo del elefante del vecino.
En mi colegio prohibieron el café puesto que tiene una sustancia que duerme a los estudiantes cuando escriben en cursiva.
Las alergias son varias en este lugar, pero no es el planeta el que las causa,
es la gente que ya no sabe qué inventar,
así que se infecta hasta de lo que no tiene cura en Júpiter
y dicen que son alérgicos al agua de mar.

Sedantes, analgésicos, antidepresivos, antibióticos...
¿qué más puede el hombre fabricar?
Ojalá existiera la herbología en cada pueblo de la ciudad,
a ver si acaso la gente abre la mente a que las plantas sí curan.

Los químicos son interesantes, no diré que no,
pero hay ciertas dosis que mejor me guardo mis comentarios.
A fin de cuentas no hay que ser extremistas.
Al menos sin algunas pastillas no se tendrían buenos momentos,
puesto que están "de lado" al sentimiento de salud.

Algún día el menú dirá: arroz con calamares y una pastilla de benadril.
O la solicitud del gimnasio advertirá que es necesario tomar una pastilla de arcoxia al salir del lugar por aquello de dolores musculares.
¿Y para el dolor del alma? ¡Paxill señores, claro!

4 ene. 2009

Noche de secretos


Hola, ¿quién sos esta noche?
¿Otra vez con insomnio?
Debe ser por el exceso de cafeína en la sangre.
Te voy a contar un secreto: esta oscuridad es producto de tu imaginación,
vos sabés que todo puede desaparecer al contar hasta tres.
Hay que mantener el secreto,
todo se basa en uno mismo,
es cuestión de hacerse la promesa personal.
Cuando uno rompe su propia promesa,
duele más que fallarle a alguien superficialmente.

Otra vez el circo está en la ventana,
¿por qué no asoma la cabeza y los invita a bailar en su guarida?
Lávese la cara, límpiese los dientes, séquese las manos,
todo siempre son puras decisiones, órdenes y reglas,
que aburrido.
Sálgase de su sistema mental,
olvídese de sus medicamentos y aproveche el tiempo:
dedíquese a hacer una escultura de una mujer desnuda sobre
un columpio de madera y que lo esté
observando directamente a los ojos;
prepare un buen dibujo para un amigo muy querido;
tome fotografías con las que luego decorará la pared de su cuarto;
escriba una carta con todo sentimiento que el corazón quiera publicar;
léase aquel libro que dejó tragando polvo bajo su cama hace unos meses;
acuéstese a deleitarse con cada sonido de la naturaleza o de su música preferida.
Apague sus vagas ideas y dele espacio a lo que realmente importa,
sólo sea, sólo sienta, sólo viva.

¿Le cuento un último secreto antes de partir?
De día mi color favorito es el verde, pero de noche es el azul.

Viaje Magenta

Mi reloj del tiempo es un largo trayecto de arena movediza algo rosada,
mi vida podría perfectamente compararse con la de un arco iris.
A veces brotan del suelo peces que vienen nadando por el agua subterránea
de las vías sanguíneas de la Tierra.
Una vez topé con un Sol gigante que llevaba gafas rayadas
color verde fosforescente pero con la luz de la Luna se tornaba
de un color morado tornasol, mezclado con esas piscas de
azul que salen en el desayuno cuando uno amanece golpeado
por los dados nocturnos que lo persiguen a uno hasta en los sueños.
Mis tardes suelen ser de café en tazas grandes y retro,
algo así como tomar 'orange crush' bajo un atardecer
en la playa en épocas ácidas.
A mí me gusta que las orugas se disfracen de colores y con alas,
se vuelven totalmente libres con sus vuelos entre cristales infinitos,
entre el domo terrestre bombardeado de estrellas y plancton por las noches.
Me agrada escribir porque así se me llena la boca de mágicos alimentos
y bebidas tales como té verde blanco lleno de limones transparentes
y naranjas del prado de mis amigas las arañas.
Una vez desperté con la idea de estar saboreando aguas negras,
inmediatamente abrí los ojos por entre las olas mañaneras
y le escupí al espejo brillantes y zafiros,
todo gracias a que soñé ser minera en tierras lejanas del mar.
Me gustan mucho las conchas, a veces las uso para vestir,
hago mucho ruido, pero eso es lo de menos,
a mí me parece que es música para mis oídos,
como la de los conciertos en plazas abiertas llenas de
personas eléctricas ahogadas en alcohol o
sustancias inofensivas y sonrientes.
Sería genial tomar vitamina D en el jardín de la casa con sólo
un bikini de carita feliz, sería uno todo un personaje
maravillado del vivir.
Los reflejos del alma en el corazón de los demás me parece
que es la mejor manera de dar un abrazo,
como esos que dan los niños al recibir un algodón de azúcar
que se robó un duende de una feria gitana de por ahí.
Insisto, a veces mi vida parece ser un arco iris o una historia fantástica.