7 nov. 2010

Los cultivos transgénicos y su impacto en los sistemas agrícolas de producción

Los transgénicos son aquellos Organismos Genéticamente Modificados (OGM) ya sea directa o indirectamente para verse aplicados dentro de un proceso productivo. Sin embargo éstos poseen ventajas y desventajas.

Las ventajas de los transgénicos son muy pocas en comparación al daño que éstas le generan tanto a los humanos, animales, como a la naturaleza y el ambiente. Entre las ventajas se puede mencionar sobre la posibilidad de crear productos más resistentes al cambio climático que sufre actualmente el planeta; además de homogenizar las especies basándose en las características llamativas para el mercado y como se mencionó antes, las condiciones edafoclimáticas.

Hoy día cualquier persona puede sembrar, simplemente compran un paquete tecnológico que les vende las semillas genéticamente alteradas y todos los químicos específicos para ese producto, son algo así como un monstruo creado por el ser humano que aumenta con el dinero y el negocio que esto trae por detrás de todos los problemas que se generan.

Desventajas hay bastantes, se han creado polémicas sobre esto. En las comunidades agrícolas donde los transgénicos son producidos, las personas se ven afectadas en su salud, ya sea por deformaciones en los fetos y niños, esterilidad en las personas, enfermedades respiratorias, infecciones, dolores de cabeza, cáncer. La tragedia además es que estos químicos aplicados se ven adheridos al producto ya listo para vender, además de estos “alimentos” no tener la misma calidad nutricional que el alimento original contiene. Se han desplazado del mercado y las culturas los ingredientes básicos, aquellos cultivos autóctonos, semillas criollas, son escasas.

Un grave problema de los transgénicos es que son manejados por empresas transnacionales que se apoderan de todo terreno que posea sus semillas, se apoderan de ese producto y le dan un pequeño porcentaje económico al verdadero productor de estos. Estas empresas gigantes son un veneno para la sociedad, para el planeta Tierra, están envenenados de su propio vicio: el dinero.

Cabe mencionar que el exceso uso de químicos en los cultivos influye tremendamente en la degradación y muerte del suelo, lo que contribuye con la erosión del mismo. Un suelo al no tener materia orgánica ni microorganismos (el suelo es un organismo vivo) es un suelo que no es apto para producir puesto que no puede concluir con sus ciclos biogeoquímicos y no aporta nada, está muerto. Cada día tenemos menos tierras, y cada vez aumenta más la población y hay mayor demanda de alimentos, al haber menos tierras, hay que buscar mayores soluciones a este enorme y grave problema mundial.

Pero no sólo el suelo se ve afectado, sino el agua también. Por todas esas aspersiones aéreas o por la erosión hídrica, los fluidos se van por los ríos y los mares contaminando todo ser vivo que en este se encuentre, además esto provoca intoxicaciones en las poblaciones humanas, para todas aquellas personas que no cuenten con agua potable y deban ir al río a conseguir agua para sus familias.

La implementación de agroquímicos en los sistemas agrícolas de producción generan efectos negativos a largo plazo. A corto plazo son beneficiosos en cuanto a mayor comercio y mercado (por las estrictas demandas de producto impecable), pero como ya se ha mencionado, degradan la naturaleza y la salud de todos los seres vivos. ¿De qué sirve obtener mucho dinero si a fin de cuentas nos vamos a quedar sin alimentos por falta de tierras y personas saludables que trabajen? El cambio en las personas está en la buena calidad de alimentación, de nutrición favorable; no de la cantidad de alimentos poco nutritivos y enfermizos. Hoy día no vemos los efectos de consumir los transgénicos en nuestros hijos, pero puede que nuestros nietos hereden un problema neuronal o físico porque el ‘mal gen’ mutó en ellos siendo así un efecto generacional, es una incógnita que provoca temor en la humanidad.

Origen de la Agricultura

Desde hace unos 10mil años a. C, el ser humano descubrió la agricultura y la domesticación de los animales. Dicho proceso vino a cambiar el estilo de vida de la humanidad y comenzaron a crearse civilizaciones en pequeños pueblos con cabañas y demás métodos necesarios para la subsistencia y mantenimiento de sus trabajos.

Los nómadas utilizaban la caza como medio para consumir alimento, además de cosechar frutos silvestres. Al darse los primeros signos de agricultura, cereales principalmente, la humanidad descubrió la maravilla de que de una semilla surge un bello proceso que tiene como producto servir para alimentarse, así que decidieron sacarle provecho a ese nuevo conocimiento y así fue como nos volvimos sedentarios.

Al volverse sedentarios comenzaron los trabajos a separarse entre las familias, las mujeres y sus niños eran las que se encargaban de la agricultura, ellas eran quienes poseían el conocimiento sobre la germinación, generándose así una estrecha relación entre lo femenino con los ciclos lunares, la sangre y la fertilidad. Los hombres se encargaban de la construcción, los trabajos pesados y la caza.

Gracias a la unión del fuego con estos nuevos conocimientos de domesticación y siembra, se crearon nuevas herramientas, nuevos trabajos y nuevas maneras de implementar toda evolución en este ámbito, además de métodos de siembra como terrazas.

La agricultura llegó a marcar la historia de la humanidad, fortaleciendo así distintas ramas como la económica y social. Se realizaban rituales a los dioses por los frutos cosechados, se comenzó a fortalecer una cultura entre los distintos pueblos, se respetaba la Madre Naturaleza como facilitadora del milagro de la germinación y así crear alimento. La agricultura les daba vida y ellos agradecían de distintas maneras, además de formar parte de un estilo de vida y un proceso de evolución entre la sociedad.

Distintas formas de cultivar se dieron y al irse creando nuevas herramientas, se ampliaron más los pensamientos y los objetivos de las personas, comenzaron los negocios y a verse el alimento como un dote, una manera de pago. Con el implemento de nuevos cultivos comenzaron los trueques y así a divulgarse los alimentos por todo el orbe.

Muchas culturas mantuvieron su fuerte conexión con la importancia de la agricultura para el ser humano y la Tierra, pero con el paso del tiempo ciertas civilizaciones tomaron un camino más material, cegando así toda energía que interviniera en este milagroso proceso. Todo era no más que el dinero y la abundancia, la creación de armas, herramientas, evoluciones en esos distintos trabajos, lo cual generó mayores avances y conocimientos a la humanidad.

No hay que dejar de lado las raíces del todo, comprender la esencia que tiene una semilla al germinar y producir alimento, energía al cuerpo y sabiduría a la mente. La agricultura fue quizás el principal proceso de la historia que generó un gran cambio en todos los ámbitos. Es digno de aprovecharlo, puesto que gracias a estas prácticas existe la vida, pero no debemos acabar con los recursos. Es cuestión de respetar la sensibilidad de las plantas y admirar los dotes de la naturaleza.