25 abr. 2009

Algo así...




















No quiero que se me escapen las ideas de nuevo.
Mucho tiempo sin escupir ideas no es sano, al menos para mi mente no lo es.

Facilito facilito nos vemos envueltos en cosas que nos provocan sensaciones maravillosas.

Es injusto ver como todos se vuelcan de la risa con la boca llena de pan semi-masticado y charcos de alcohol en la ropa, mientras uno está en un determinado punto del planeta tratando de descifrar el por qué no hay personas que se detienen a admirar las cualidades de su existencia.
No digo que debemos estar encerrados en esa mente filosófica todo el día, pero sí por lo menos estar conciente de nuestra existencia.



















Escribiré algo que no suelo escribir al respecto.
Es sobre 'amor', sobre una persona en especial con la que uno concuerda, no hablo de papá, mamá, hermanos... no. Sino hablo de pareja. Quizá sólo los que están o han estado enamorados me entenderán.
Increíble como el alma puede estar en máximo poder bipolar, donde nada se siente bien, aunque la mente ande pegada a un dos veinte, aún así uno -no está bien-. Pero, con sólo un pequeño beso de esa persona única y hasta cuatro veces más importante que cualquier otra amistad más, es mejor que existencia alguna de lo que sea. Uno realmente experimenta el cosquilleo en la frente, en el alma, en los labios y en el pecho.